Un imparcial Vista de challas

Pero en Militar ahí te encontrabas con todo el mundo, la diferencia estaba en que los niñitos pijes iban desastrados y la gente humilde se arreglaba especialmente para ir al cine. Y no estoy hablando del año singular, estoy hablando de los setentas, en la época del hippismo. En mayo de 1974, el Teatro Serrano exhibía filmes como La Ciudad Violenta, con Telly Savalas y Charles Bronson; Cabaret, protagonizada por Combate Minelli; La Naranja Mecánica, dirigida por Stanley Kubrick; y Harry El Abandonado, estelarizada por Clint Eastwood, quien dada la pasatiempo de los melipillanos a los westerns, lograba llenar la sala. Todavía alojaba actividades culturales de pequeño concurrencia, como el concierto de guitarra de Hernán Miranda en noviembre de Cuadras más al sur, en el Palace, el asunto iba mejor, porque dos estrellas del Festival de la Canción de Viña del Mar de 1974 se harían presentes ese mismo año: Pelillo Arrocet y Camilo Sesto. El primero ya había sorprendido al país con una rutina ejecutada en el decorado de la Chale Vergara el año 1972, en que con escasamente 21 años hizo delirar de risa al manifiesto asistente y al país. Dos abriles más tarde tuvo una rutina menos exitosa, aunque el corolario de su comportamiento le brindó el simpatía total de quienes se manifestaban afines al nuevo régimen, al cantar la canción Libre del gachupin Nino Espléndido. El tema era utilizado por los partidarios de la dictadura como un himno de lo que denominaban la permiso del país. Bajo ese luminosidad de figura consular del humor chileno, Vello Arrocet llegó el viernes 17 de mayo al Palace, antiguamente de partir a una excursión a Europa. Patrocinada por la Cámara de Comercio, la función congregó a un realizado abismante

En este escenario, se llegó a un causa que el corregidor no pudo resolver, pues la entidad edilicia no contaba con bienes para hacerlo. Campeóní, el 6 de julio de 1948 el Teatro Serrano fue embargado por primera momento. Para suerte del concesionario Selman, el asunto se resolvió luego, comprometiéndose el municipio a satisfacer debidamente por lo que pudo seguir trabajando en el recinto, aunque no por mucho, luego que a fin de ese año concluía la concesión y había que licitar la administración del teatro una tiempo más. Varcellino propuso mejor porcentaje de rentas para el municipio, anticipó $ pesos en cheques de $ pesos mensuales, que serían destinados por el municipio para la confección, de una momento por todas, de la frente del Serrano. A medida que avanzaba el tiempo y Varcellino hacía funcionar de buena forma el teatro, pagando un arriendo de $ pesos mensuales, temía que le cobraran los cheques y pidió a las autoridades no hacerlo. Pero como éstas necesitaban el hacienda y estaban en su derecho de hacerlo, los cobraron. Como resultado, Varcellino huyó del país antaño que lo apresaran por entregar cheques sin fondo. Un empresario del espectáculo sin fondos había tomado la concesión del principal recinto melipillano? Triunfadorí fue, aunque siquiera había mucho donde elegir y, desde luego, las autoridades locales habían pecado de ingenuas. A fines de 1949, y buscando no tropezar de nuevo con la misma piedra, se abrieron nuevamente las propuestas de arriendo del teatro, recibiendo cuatro solicitudes. El campeón fue Hugo Stagno del Orto, quien según la prensa Circunscrito estaba animado de los mejores propósitos de dotar el teatro de un buen equipo, un telón reciente, calefacción para el invierno, arreglo de los camarines y se propone igualmente mejorar los espectáculos ofre

Ellos evidenciaban dos tendencias: la imitación de cantantes populares de la Nueva Onda chilena y del cancionero popular y comercial de los primaveras sesenta, y la presencia de conjuntos folklóricos de la zona. Todos se realizaban los domingos en la mañana en el Palace, ayer del inicio del rotativo. Individualidad de ellos fue el Mes de la Chilenidad, llevado adelante por la JUM, animado por Ricardo García y Juan La Rivera, que contó con la Billete de Rolando Alarcón y Los Huasos Quincheros, entre otros; y el festival Voces Estudiantiles, iniciado en 1969 y donde campeaban los dobles de Leonardo Favio, Salvatore Adamo, el Pollo Fuentes, Sandro y Raphael, venidos de Santiago, El Monte, Talagante y alrededores. Los únicos problemas del Palace eran su sistema de amplificación para presentaciones en vivo, su escenario orgulloso, pero con poco fondo, y la marcha de una parrilla de iluminación. En otras palabras, no había sido diseñado para teatro. Campeóní y todo, el Rotary Club llevó al inadecuado proscenio al Instituto de Teatro de la Universidad de Ají, con la obra de Antonio Acevedo Hernández La Canción Rota. Claro, si se trataba de filantropía, la idea era recibir más y el Palace, con algunos retoques y esfuerzos, lo permitía. Y no sería el último montaje teatral, todo lo contrario. Pero eso poco importaba para una comunidad que paulatinamente comenzó a entrar al nuevo cinema, tras pasar una timidez original que tenía que ver tanto con la enormidad del lado como por el sitio en el que estaba enclavado, un lugar mirado en menos durante décadas. Internamente de las primeras cintas proyectadas se encontraban Insaciable en el Amor con Jean Seberg y Pierre Brasseur, Reportero Chiflado y Unidad Cuadro Culpable. Para el domingo 12 de septiembre se anunciaba La Fierecilla

En Colección cabían más menos como 200 personas, en platea 300 personas, con el galería, que estaba Excepto y que le llamaban El Rincón de los Cocheros ( ) allí se ganaba la gallada que iba con pareja porque no los veía nadie, se ponían a atracar ahí. El ingreso de la juventud Para fines del 50, Melipilla seguía siendo un pueblo de casas de adobe, pequeño y bucólico. Su horario gremial se cortaba entre mediodía y las tres de la tarde, y no volaba una mosca en esa hora dedicada a la siesta. Todavía los equipos de música no se masificaban, los menores de 21 años no podían usar pantalones largos ni departir en la mesa cuando intervenían los grandes. Jorge Alessandri, candidato presidencial de la derecha, asumía la presidencia tras vencer por prieto beneficio al líder de la izquierda, Salvador Más allá. El Último Cuplé, con Sara Montiel de protagonista, se estrenaba en Santiago y se mantenía por tres meses en cartelera, haciendo arder a los hombres que veían en este portento gachupin una sueño monumental. Un huracán libertario y tierno recorría el mundo. África vivía un profundo proceso de descolonización, Cuba desataba su revolución con Fidel Castro al mando, Pelé demostraba como un pequeño humilde de Brasil podía conquistar el mundo del fútbol con su escuadra campeona del Mundial de Suecia Se inauguraba la tv chilena en Valparaíso, el Partido Comunista de Pimiento volvía a la justicia, nacía la nueva ola del séptimo arte francés con Los Cuatrocientos Golpes, de François Truffaut, y se creaba la píldora anticonceptiva en Estados Unidos. La Civilización popular empezaba a cambiar, partiendo por la irrupción de un nuevo ícono, tímido fuera del decorado y con toda personalidad en la pantalla. Cuadro James Dean, que el 21 de

62 Esto tiraba por tierra la intención municipal de que Francione cediera o subarrendara el teatro durante el período de su concesión, idea que les gustaba a los regidores pues implicaba un plataforma en el arriendo y en los beneficios. Mas Bancal irrealizable, porque cualquier caudal entregado a Francione le sería congelado hasta el fin de la conflicto, por lo tanto, el principal afectado no aceptaría el trato de modo alguno. Sin poder proyectar películas y sin la mínima opción de contar con espectáculos, la única chance de instalarse el teatro Bancal con eventos a beneficio. Frente a esta situación, rápidamente la comunidad conservadora y católica optó por utilizar el Centro Barrales, que se convertiría en el punto de reunión de las familias de Melipilla 166. La poca fortuna de Francione se amplió además con la prohibición de uso del circuito para 1942 durante los meses de septiembre a octubre, ni siquiera para beneficios, porque se refaccionaría para los festejos del segundo centenario de la comuna, en el mes de octubre. Acorralado por las circunstancias, el italiano resistió y dejó que el tiempo pasara. Así, en este período, acogió cinco hitos importantes para la historia del Serrano, aunque poco y cero cayera en su faltriquera. El primero fue la visita de la que en ese entonces era figura núúnico uno de los radioteatros y se perfilaba como gran actriz: Ana González. Con su personaje, La Desideria, brindó una función a beneficio de la Cruz Roja que se llenó con aficionados de los programas radiales, por ese entonces de una popularidad sin registro en la historia Doméstico. Un segundo hito fue la recepción de la Escuela de Teatro Novedoso de la Universidad de Pimiento, bajo la dirección de Víctor Philippe Muller, quienes presentaron Romance de Perlimpin, de Federico García Lorca.

Si se desea aumentar el núsimple de expectativas de alguna instalación u otro tipo de información, deberá acogerse al Servicio al Cliente de la empresa respectiva Criterios de Mantención. Las empresas contratadas para suministrar el servicio son los responsables de utilizar las instalaciones como corresponde y cualquier ofensa, retiro de cable, modificación de tendido, etc., es de exclusiva responsabilidad del servicio. Pureza y conservación: Deberá ceñirse en todo a las recomendaciones para la virginidad de los aparatos (evitar uso de agua, etc.) y piezas de la instalación, dados por la empresa respectiva.

105 actividades municipales menores. Las de mayor envergadura se realizaban en el Palace. Y como la dictadura había entendido que a través de lo cultural y primoroso debían instalar un nuevo ideario de lo chileno, los escenarios serían lugares privilegiados para la puesta en decorado de la nueva cultura nacional que buscaban consolidar. La Agrupación Militar comprendió que la reconstrucción de un nuevo Ají pasaba fundamentalmente por lo simbólico y, en consecuencia, por lo estético-cultural, idea que accionó mediante la destrucción del delegado tolerante republicano, especialmente de izquierda, y la campaña de restauración 231. La primera tenía como propósito desmantelar el esquema socio-político-cultural de la Unidad Popular 232 abarcando la desaparición física en que el caso más paradigmático es el Crimen de Víctor Jara, persecuciones, creación de listas negras, imposición de militares en las rectorías de las universidades, despidos de académicos y funcionarios de oficinas públicas, combustión de libros 233, borrado de murales, retiro de estatuas, falleba y control de medios de comunicación, editoriales y sellos discográficos, cambio de nombre de calles, poblaciones, etcétera. Hasta la fisonomía personal debía ser cuidada. Se evitaba combinar el rojo y sable en la vestimenta, usar barbas y el pelo amplio. De lo contrario, los mismos militares podían cortarlo en lugares públicos y no de 231 Errázuriz, Luis Hernán, Dictadura marcial en Pimiento, informes del ataque estético cultural en Latin American Research Review, vol. 44, núm. 2, Op. cit. Errázuriz, p Contiguo con la abrasamiento deliberada en instituciones y en allanamientos a casas particulares, operó el miedo y la autocensura y muchos se apresuraron en clavar o fundir sus libros, discos, afiches y otros archivos que pudieran ser considerados subversivos.

To ensure the functioning of the site, we use cookies. We share information about your activities on the site with our partners and Google partners: social networks and companies engaged in advertising and web analytics.

El 6 de octubre apareció muerto en el río Rapel. Al respecto, contrástense las siguientes fuentes: Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación, Mensaje de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, Tomo I, volumen I, 1996; y entrar aqui el Sitio de Núñez, María Requiebro Núñez, quien ejercía como su secretaria, aún permaneció detenida y fue sometida a torturas durante tres meses a manos de los máximos verdugos de Tejas Verdes, entre ellos su jerarca, Manuel Contreras 229. La radio se apagó un poco, no transmitía, porque su dueño estaba todavía en Tejas Verdes por algunos díGanador, hasta que fue libertino. Campeóní como él, la señal radial y el séptimo arte demoraron poco en volver a su actividad. El clan Massoud apoyaba a su hermano José, que no se encontraba muy bien. Estrellaían hacerlo. Una tiempo al mes los hermanos se juntaban para ver qué problemas tenían y cómo podían solucionarlos. Pero remotamente de irse cuesta debajo, el Palace mantuvo hasta inicios de los ochentas una suscripción concurrencia de notorio a las funciones de cinema y sus espectáculos, y logró una relación de muy buena amistad con las autoridades locales del período y las fuerzas vivas de la ciudad. Por otro flanco, el Serrano todavía siguió vivo. Sottolichio no cerró sus salas de espectáculos en Santiago y menos lo iba a hacer en Melipilla. Me conozco las cien patas del felino y sé cómo amparar un teatro. Para el año 73, por ejemplo, cuando se produjo el pronunciamiento militar y había toque de queda a las seis de la tarde, yo igual hacía una función de matiné y tenía sabido 230 memoraría abriles más tarde el inventor del Picaresque chileno. No obstante, el Serrano perviviría solamente como un cinematógrafo con una buena cartelera y con algunas Web del Programa de Derechos Humanos del Servicio del Interior, arreglado en: (revisado en: diciembre de 2011). 229 Sitio Web del Widget de Derechos Humanos del Profesión del Interior, acondicionado en: (revisado en: diciembre de 2011). 230 Mouat, Francisco, Chilenos de raza, Santiago de Ají, Aguilar, 2004, p

Al respecto: Oxman, I., Rowlands, J. & Berezin, A. (eds.), La Gran Familia. Una viaje por el circo chileno, Santiago de Chile, Editorial Cuarto Propio, 2010, pp En consecuencia, no resulta extraño que para 1897 se creara la Sociedad Ignacio Serrano cuyos fines plasmados en sus estatutos eran la mutua protección, la ilustración, i todo lo que tienda al correctamente estar honesto i material de sus miembros 62. Al menos para 1898 ya se contaba con cañerías que traían agua del río para tres calles y con el gran anhelo y señal de progreso: el tren. La arribada del tren fue un hito sin precedentes para la comuna. Significó una modificación urbana con el ensanchamiento de sus calles y mayores garantíTriunfador para un comercio que ya no debía traer su mercadería a mula desde Santiago, sino que podía cargar hasta 100 kilos en las máquinas a vapor. Santiago quedaba a una hora y 45 minutos, y la estación se convertía en un centro social y crematístico. Ganadorí, ausencia de raro fue que con la novedad férrea se generara una mayor conectividad en todo orden de cosas, permitiendo que giras artísticas contemplaran arribar a Melipilla. El mundo firme se abrió para el poblado con la llegada del tren en las postrimeríCampeón de un siglo XIX que se iba con actividad sísmica permanente, demarcación fértil para la aparición de charlatanes como el astrónomo Tomas Michaels, quien había predicho que una parte de Sudamérica se hundiría, profecíTriunfador que en el valle del Maipo serían parte de las creencias permanentes. Con este nivel de ampliación, Melipilla llegó al siglo XX saludando tímidamente y encorvada por las preocupaciones habituales: las luminarias funcionaban pero siempre tenían problemas; las acequias se secaban y plagaban de putrefacción el aire; la escasez de carne; la viruela que ponía contra las cuerdas a los 62 La Constitución, 15 de agosto de

106 primero de ellos fue la recuperación del patrimonio material chileno, donde cabían edificios, casas de campo, estatuas, monumentos y actos que se denominaron tradiciones, creando en ellos la identidad visual, espacial y episódica de lo que valía la pena rescatar. Luego establece una prefiguración de lo chileno, como un concepto claro, sin disputas y en directa oposición a cualquier anuncio, sobretodo si éste tenía alguna relación con reivindicaciones de sectores demócratas. En esta posición, todo lo que se hubiera hecho en Pimiento ligado a las artes y que no se relacionara con reivindicaciones o problemas sociales, era ensalzado. Otros mecanismos usados fueron la aceleración de publicaciones de historia de Pimiento; el culto a la bandera como ícono regulado por la autoridad, en contraposición a un emblema reivindicado por el mundo popular en sus conquistas sociales; la realización de actos públicos y semiprivados, que iban desde celebraciones nacionales a establecimientos educacionales que, desde 1974 comenzaron a cantar el himno Doméstico con la estrofa que alababa a los valientes soldados que habéis sido de Ají el sostén 237. Para 1974, Griselda Moreno, por aquellos primaveras alumna del colegio de las Religiosas Reverendas Carmelitas de la Caridad e hija del dueño de un céntrico restaurante, tenía ocho primaveras y Bancal parte de quienes recibían la instrucción de un nuevo Pimiento. Hay un reminiscencia que tengo muy salvoconducto después del golpe de estado. El profesor Alfonso Agüero, que entre el mantelito blanco que nos enseñaba a cantar, estuvo toda una semana enseñándonos el nuevo himno Doméstico. Toda una semana para que nos lo aprendié- 237 Op. cit. Correa et al., p ramos! En la casa nos decían que teníamos que respetar eso, porque Adicionalmente el colegio Bancal como de élite. La música adquirió una posición privilegiada y especialmente la música folklórica, donde se dio un juego de doble salvedad. Por un lado, la desarticulación de la Nueva Canción Chilena a través de la persecución de sus principales figuras 238, la desaparición de piezas musicales de carácter andino en las radioemisoras chilenas Internamente de un rango amplio de músicos proscritos y de instrumentos nortinos en la ejecución musical, entreambos identificados como propios de la izquierda y, más tarde, con la canción de protesta 239.

Sorprende el fervor bajo el estrella, pero sobretodo, destaca esa forma particular de entenderse directamente con la divinidad. Es una fiesta de mucho sacrificio físico, que solo es entendida a cabalidad por aquellos que son devotos de algún santo. La Seguridad es tan conspicuo que nadie lo piensa. Eso es lo que la hace folklórica. El fervor religioso es tal, que se preparan durante todo el año. Muchos llegan desde Iquique a pie, por el desierto sin zapatos. Atraviesan toda la plaza de rodillas, con velas encendidas, derritiéndose en sus manos, hasta que se consumen totalmente. Y cuando termina la fiesta, viene la retirada, donde todas las cofradíGanador tienen la oportunidad de cantarle a la Virgen, darle las gracias, comprometerse para el año subsiguiente e irse. Hombres y mujeres lloran porque no verán a la Casto hasta un año más.

101 fanáticos que se apostaban en las periferia sólo se resignaban a intentar mirar por algún orificio. Quienes estaban adentro pudieron conocer, ver de cerca, a aquellas estrellas. El 007 aportaba con espectáculos fuertes para una comunidad que, como en los mejores tiempos del Teatro Serrano, veía a los cantantes de moda salir de la pantalla al decorado. Y no era cualquier manifiesto. Según Yerko Milenko, la cáfila de músicos comentaba siempre que las audiencias más complicadas, de beocio paciencia y literalmente pesadas eran las de Valparaíso y Melipilla. El comediante que gustaba lo aplaudían a rabiar, y el que no gustaba se llevaba una pifia general, Cuadro un notorio poco respetuoso ( ) le tenían miedo al publico melipillano, decían: si no gustas allá a la primera, no nomás, aunque no gustaste, recuerda Yerko Milenko. El melodrama, la canción, el tango y lo mexicano, todos medios constitutivos de la esencia del manifiesto de Melipilla, exaltarían su condición de apasionados espectadores con la presencia de Libertad Lamarque. Conocida con el no beocio apodo de Novia de América, Lamarque era una actriz y cantante de gran trayectoria en la música, y que en la pantalla grande había emocionado una y otra tiempo con Rosas blancas para mi hermana negra, filme que en Melipilla solamente pudo ser exhibido por una semana, pero con cinco funciones diarias y todas ellas repletas. Para el año 1969, mientras actuaba como protagonista de la obra Hello Dolly en el Teatro Odeón de Buenos Aires, le manifestó a la revista Ecran su interés por saludar Chile. El Labrador anunciaba que para enero de 1970 la diva pisaría el escenario del Palace, pero no fue hasta dos años a posteriori que la ciudad colapsaría delante su figura. Entre Argentina, su tierra nativo y donde pasaba gran parte del tiempo, y México, lado en que filmaba películas como Arrullo de Alá, hizo un espacio para ver nuestro país.

61 Los años cuarenta: artistas locales, estrellas globales Durante la década de 1940, el Teatro Serrano vería ocurrir reales estrellas del séptimo arte y la música por su tablado, como los mexicanos Pedro Vargas, la portorriqueña Mapy Cortés, los argentinos Leo Marini y Hugo del Carril, Adicionalmente de figuras estelares del radioteatro nacional como Anita González, Luchita Botto, Arturo Moya Grau, Gustavo Campaña y Eduardo de Calixto. Y tal como se mencionó anteriormente, llegando incluso a encumbrar a la primera destino melipillana de triunfo Doméstico: Maruja Ravanal. El edificio del teatro se asentaría como fuente de entretenimiento semanario que iba desde el box y los debutantes combates de catch Ganador catch Perro, a una cartelera cinematográfica frenética que funcionaba a la equivalente de Santiago 163. Bancal un centro social, con la celebración de cuanto beneficio existiera entre sus paredes y, muy importante, Cuadro una ventana al arte nacional gracias a las visitas del Unidad de Extensión y del Teatro Experimental, ambos de la Universidad de Pimiento, y otras importantes compañíGanador santiaguinas, más el aporte que brindaban los teatros móviles. Todo esto hacía que Melipilla tomara parte de un ampliación estético-cultural que surgía en las escuelas y en la sociedad civil, lo que se demuestra con el éxito del Conservatorio de Música melipillano y el Centro Bello de la Escuela 11. Esta período marcaría igualmente una clara irrupción de lo popular, presencia que chocaría y se mezclaría con las ansias aristocráticas de una élite en rebusca de espacios menos inclusivos. Sería un período donde la herencia de Pedro Aguirre Cerda y su 163 No Bancal difícil tener una mucho cartelera hollywoodense tomando en cuenta que en 1937 la almacén estadounidense producía más de 10 películas por semana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *